inicio ; Noticias
NOTA DE INTERÉS
banfield_DSCF9240.JPG
Boxeo local con boxeadores, entrenadores y público, sigue vivo!!
El pasado viernes se llevó a cabo un festival de boxeo aficionado en las instalaciones del club Banfield y después de muchos años en San Pedro a la vera del ring fui el anunciador y colaborador de los organizadores, digo en San Pedro porque tuve la suerte de estar en festivales de la zona trabajando, pero en mi ciudad es distinto, pasaron varios años por diferentes motivos, entre ellos cercanos a lo organizativo, pero como dice el refrán "el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen", en este caso mi amigo Ismael se acercó por décima vez a invitarme a ser parte del festival, y en esta me convenció, no necesitó mucho, creo que lo estaba esperando..

Llegué temprano como es mi costumbre cuando voy a trabajar y trato de no dejar librado nada al azar, siempre aparece algún inconveniente impensado, pero dentro de lo posible cuando uno tiene el compromiso hay que cumplir, son las cosas que me dejaron seguramente los viejos y hermanos, todos responsables en su tarea, y comencé a sorprender cuando a las 21:30 horas ya el gimnasio contaba con mucha gente y a las 22.00 horas ya estaba como uno que gusta de la actividad pretende, buen marco, público entusiasta y respetuoso, chicos jóvenes calzando los guantes, tanto entusiasmo que dos veces hubo que esperar a que se coloquen el protector inguinal cunado ya estaban en el ring, pero detalles seguro a mejorar, nada imposible, por supuesto..

Cuando la tarea de trabajar con el micrófono empezó me vino a la mente los grandes festivales profesionales de San Pedro, donde también tuve la suerte de trabajar, bah, cuando es la pasión de uno no es trabajo, es placer, y recordé a los grandes amigos que me dio la actividad, promotores, boxeadores, dirigentes, árbitros, jurados, lugares que conocí gracias al boxeo (no digas box porque es inglés me decía mi amigo ´el rengo´), momentos inolvidables, anécdotas, etc..

El ´colo´, Hugo, Mario Aníbal, Raúl, Juan, Carlos Guillermo, Nevio Finardi, y tantos otros fueron parte de mi vida al borde del ring, la Comisión Municipal, el campeonato sampedrino y tantas otras que con el paso de los años uno se da cuenta de lo importante que era, pero los años pasan y la realidad es otra, es otro el momento del país, otros los protagonistas, pero hay algo que no se pierde, el entusiasmo y las ganas de hacer, de boxeadores, manager, técnicos, dirigentes, organizadores, etc.

Cuando uno puede ver y participa de un festival con 14 peleas, algo que antes no ocurría, salvo en un campeonato, no necesita analizar mucho sobre la actividad, si hay boxeadores, chicos jóvenes de varios gimnasios locales, técnicos nuevos y no tan nuevos, un gimnasio lleno de público con correcto comportamiento, encuentra seguro fallas organizativas que en el afán de hacer se escapa, pero seguro serían menos si contarán con mayor apoyo.

Cuando se habla de inclusión, el boxeo no se puede dejar afuera, es más, es el deporte por excelencia que incluye a todos, con sobrada muestras tanto a nivel nacional como local, por eso necesita mayor apoyo, en los gimnasio donde a diario concurren decenas de chicos y chicas a descargar energías, hacer vida sana y fijar una meta, que en la gran mayoría no llega por la gran competitividad que tiene la disciplina, pero cuanta gente saca de la calle para integrarlos socialmente con el lema "una hora más en el club, una hora menos en la calle".
Para que eso suceda cuantos anónimos dejan su familia por varias horas al día, para ser parte de esa inclusión, con el solo y único objetivo de tener la satisfacción de lograr enderezar el rumbo de muchos y darles sentido a sus vidas y soñar con que aparezca tal vez un día un nuevo Lorenzo García que los lleve a escribir una nueva página del deporte local.
Sería interesante que quienes tienen la posibilidad de acercarse y colaborar con esa inclusión se acerquen a los gimnasios, colaboren, se entiendan de los problemas que a diario en esos lugares pueden llegar a tener, son parte de nuestra sociedad con los mismo pro y contras, vicios, etc.

Allí se puede evitar problemas cardíacos, enfermedades venéreas, dental, formación física, y cuantas cosas más, quienes pueden deberían estar en esos espacios, así podríamos evitar cuantas cosas más, entonces con esa ayuda quien tiene que enseñar solo se dedica a enseñar, y cuanta mejor sociedad tendríamos si los trasladamos a todas las disciplinas que en cada barrio de San Pedro se practica.

Otros festivales vendrán, con más o menos peleas, con mejor o peor organización, pero de algo estoy seguro, quiero seguir siendo parte del deporte más noble en el mundo, donde después de ´trompearse´ durante varios rounds, suena la campana y el abrazo pasa a ser el mayor protagonista.

"Generalmente, se aprecia como un deporte de carácter violento. Donde la técnica y el trabajo no se ven recompensados por aquellos que piensan que tan sólo son dos personas golpeándose. Y nada más lejos de la realidad. El boxeo como noble arte, es una de las actividades deportivas que mayor grado de implicación y esfuerzo suponen. La sensación continua de que el oponente real no es tu contrincante sino uno mismo y nuestras propias limitaciones, hacen que la dedicación y las ganas de mejorar sean una tónica en los entrenamientos", expresa en su nota el blog entrenar.me y de ese blog aprovecho para cerrar la nota.

"En alguna ocasión alguien me preguntaba por qué lo practico, qué sensaciones me ofrece y qué busco en su práctica. A mi forma de ver, significa respeto hacia uno mismo y hacia tu oponente. Nos habla de las relaciones que mantienes con los más cercanos y con aquellos que te muestran su apoyo incondicional. Que conocen tus carencias pero que tratan de hacer brillar tus virtudes. Hablo del esfuerzo de superación, de lograr dominar tus miedos, tus inseguridades y complejos. Pero siempre termino respondiendo, que ´simplemente engancha´.

Y es que cuando te vendas las manos, sientes el tacto de los guantes y el sonido de los sacos. Y te sumerges en el ambiente del gimnasio, realmente puedes llegar a sentir autentica paz. Porque el boxeo y la paz no son términos antagónicos. De bien es conocida la práctica del boxeo para la mejora del nivel de estrés o de ansiedad.

Conseguir sentir estas sensaciones y mejorar la salud puede lograrse a través de la práctica de boxeo sin contacto. Realizando para ello un continuo plan de ejercicios técnicos que buscan la optimización de la capacidad cardio-pulmonar del usuario. Y que permita mecanizar cada uno de los movimientos e incrementar la velocidad de reacción, los reflejos y la potencia.

Familiarizarse con los conceptos básicos del boxeo es relativamente sencillo. Es por esta razón que cualquier usuario puede practicar este tipo de deporte. Mucho menos lesivo que otras modalidades de deportes de contacto, pero a la vez mucho más completo. Muscular o definir, mejora del rendimiento aeróbico, perder peso, ganar agilidad y reflejos, mejorar aspectos psicológicos deporte o simplemente pasar un buen rato realizando una actividad deportiva. Son sólo algunos de los beneficios que la práctica del boxeo ofrece.

Pero para aquellos que buscan una dosis extra de adrenalina. El boxeo de contacto se presenta como una de las alternativas más duras y sacrificadas. No limitándose su práctica a personas de determinada condición social, sino a todo aquel que busca experiencias nuevas.

Como dijo Abel Celestino Bailone (Campeón Argentino y Sudamericano de Boxeo de los ochenta). "El boxeo es una hermosa posibilidad para los muchachos de condición humilde. Es una dura pero eficaz escuela de vida para quienes nunca tuvieron más horizonte que una existencia oscura, sacrificada y anónima".

Los que andamos en el boxeo de toda la vida sabemos lo que representa, ojala las autoridades en general también, si se acercan van a estar mucho más cercano de la realidad.

Ahhh, el boxeo sigue vivo!! y como decía Guillermo Nimo en su frase más importante "por lo menos así lo veo yo"


Héctor Abel Albano
El Clásico Deportes
Sunday, 13 de May de 2018
 :: EL CLASICO DEPORTES ::
 
 
 
 
ALBANO HECTOR ABEL